Preparaciones antes de sentarse a trabajar

Ya sea para trabajar en algo que nos gusta, o realizar tareas que no son precisamente de nuestro agrado, levantarse a la mañana para encarar el día no es de lo más placentero. Todos, o quizás la mayoría, tendemos a pensar en lo hermoso que sería seguir acostados calentitos en nuestra cama cuando la sirena que predeterminamos como alarma suena en nuestro teléfono, el cual intentamos manotear a toda cosa para disfrutar de los obligatorios “cinco minutos más”.

Sea como sea terminamos levantados, y no siempre con el mejor humor, ya sea por cuestiones personales, el clima, o por el simple hecho de madrugar. Pero creo yo que siguiendo una rutina normal antes de encarar las labores podemos no sólo ser más productivos, sino sentirnos más despiertos y con energías. Por ejemplo, esto es lo que yo hago cuando quiero estar con el mejor humor posible una mañana.

Stress

Acostarse temprano, nada de trasnochar

Los que trabajamos en la Red de Redes o cumplimos con tareas que requieren el uso de una computadora solemos quedarnos hasta tarde en la misma, porque a decir verdad cuando estamos en ella no sentimos ni sueño, ni hambre, ni sed, directamente sobrevivimos hasta que los ojos se cierran de forma automática o la panza nos avisa que la hemos dejado en el olvido.

Por lo anterior, cuando llega la noche seguimos en la computadora hasta horas descomunales, total siempre creemos que no estamos cansados y durmiendo sólo un poco podremos encarar el día. Tremendo error, a la mañana siguiente quizás ni podamos elevarnos de nuestra cama o estemos dormidos mientras trabajamos.

Me levanto y me baño

Yo soy demasiado meticuloso y cuando se que al otro día me voy a levantar temprano, y tengo intenciones de bañarme, dejo ya en el baño la ropa que voy a utilizar de manera tal que me levanto y me meto directamente a bañar, sin escalas en ningún lado. Si bien esto requiere que descansemos quizás media hora menos, el sentimiento de positivismo y lo despiertos que estamos después de una simple ducha no tiene precio.

No sé si será psicológico, o el no sentir que tenemos los pelos desparramados y la ropa arrugada puesta a la fuerza, pero uno se siente renovado, siente que incluso ha dormido más y mejor.

Un desayuno calentito

Cuando se ve por la ventana que el día está lo más triste posible, nublado, lloviendo, o con un viento feo que sólo incrementa la sensación de frió, el estar dentro de casa nos da un alivio, y el acompañar a esto con un desayuno caliente suma bastante tranquilidad, paz, y ganas de continuar el día.

Normalmente antes de sentarme en la computadora, prenderla o levantar la tapa de la misma, suelo pasar por la cocina, calentar una leche, y derretir en la misma una barra de chocolate. Después en silencio, y en el sillón de mi casa, la disfruto como si fuese el desayuno de un chico de cinco años que esta por ir al jardín.

Panza llena, hobbys satisfechos

Finalmente, luego de haber dormido bien, luego de un hermoso baño rejuvenecedor, y de desayunar algo, nos podremos sentar en la computadora. Quizás no empecemos a trabajar de forma inmediata, de hecho casi nadie lo hace, o por lo menos yo no porque me gusta antes realizar una sub-rutina diaria que me queda latente en el cerebro si no la llevo a cabo.

Esto es cuestión de gustos, yo reviso los correos electrónicos por si hay algo interesante o importante, me doy una vuelta por las redes sociales para saludar y no sentir que soy el único ser viviente levantado, y leo algunos titulares en Google Reader o consulto algunos servicios como Google AdSense o Google Analytics. Luego si, me dispongo a trabajar en lo que sea que tenga pendiente…

¿Qué rutinas siguen ustedes para levantarse con mejor humor y encarar el día de la mejor manera?, ¿Qué le incluyen a la rutina?. Este artículo es más bien a modo personal, ya que no todos funcionamos igual, pero espero sirva para aquel que todas las mañanas se siente cansado, sin ganas, y de pésimo humor. Por cierto, la imagen fue tomada del usuario gotmyphilosophy de DeviantArt. Saludos.

Categorizado en: