La arrogancia en las personalidades virtuales

AmistadDurante el transcurso de nuestra vida nos vamos a encontrar con diferentes personas y diferentes formas de ser, de actuar, o de pensar, con diferentes formas de expresarse, con creencias religiosas variadas, y con valores éticos o morales distintos, por lo cual, dependiendo de nuestra personalidad o quizás pretensiones, decidiremos entablar o no una relación de amistad con el otro a partir de la primera impresión que tengamos.

Lo mismo sucede en Internet, un sitio que no es más que una Red de Redes Sociales en las cuales algunos hemos elegido cumplir nuestro rol con el fin de divertirnos, pasarla bien, entablar relaciones laborales, entre otros, y por otro lado muchos puede que hayan preferido desempeñar un papel diferentes al de la persona que realmente son para tratar de encajar o cumplir otros objetivos. En cualquiera de los casos, sea cual sea el rol que estemos desempeñando en Internet, nos definirá como personas, nos presentará al resto del mundo, y seremos juzgados por la primera impresión que generemos.

¿Nunca les ha pasado, en la vida real, que una determinada persona no les agrada, no les cae bien, o como se dice en Argentina, “no se la bancan”, porque es arrogante, fanfarrón, “creído”, presuntuoso, y un largo etcétera?. Normalmente decidimos no ser amigos, ni tener una mínima relación personal, con estas personas que, lo más probable, tengan un grupo social reducido en el cual los integrantes del mismo compartan la misma personalidad. Esto también lo vemos en Twitter, en Facebook, o en cualquier Red Social o sitio en Internet que requiera la participación “personal” de la persona, que requiera que el individuo se exprese y se defina como persona para con el resto de los participantes.

Nuestra personalidad o forma de ser en Internet es tan importante como la misma en la vida real, ya que una persona presuntuosa en las calles, lo es también en Twitter o Facebook, y va a tener las mismas complicaciones sociales tanto en una comunidad virtual como en una real, ya que al igual que “de cara a cara”, en Internet juzgamos a los demás a partir de sus Tweets, de sus publicaciones en el Muro de Facebook, de sus comentarios o artículos en los Blogs, o hasta de cualquier imagen que comparta por Twitpic.

Siendo un mal tipo le vas a caer mal a la mayor cantidad de personas posibles, al igual que en tu vida real, pero siendo una buena persona, principalmente humilde y capaz de respetar a cualquier otro ser virtual, tratándolo como igual, quizás logres formar un grupo de amigos de confianza con los cuales crecer en conjunto, o simplemente divertirse si es eso lo que buscas. Saludos.