¿Escribes por obligación?

EscritorCuando Pablo nos invito a Guillermo, Alejandro y a mi a formar parte del equipo, también nos pidió que escogiéramos uno o dos días en los cuales escribiríamos, por lo tanto todo quedo en que yo aparezco los Lunes y Miércoles, Alejandro los Jueves, y finalmente Guillermo el Viernes (como ya se habrá dicho o ya lo habrán notado). La cuestión es que no siempre “cumplimos” con lo estipulado, y ya sea por motivos personales (esos de la vida real), cansancio, falta de ganas, o problemas técnicos, hay días en los que no mandamos un artículo y lo hacemos al siguiente, o lo “devolvemos” la semana entrante.

Seguramente muchos escritores que estén leyendo este artículo se encuentren en la misma situación, ya que muchos Blogs donde antes predominaba un único escritor y era mantenido por un único ser humano, se ampliaron y dieron lugar a la incorporación de más autores, todos con políticas de trabajo distintas, pero no tan diferentes de lo común al resto. La pregunta es, ¿escribes por obligación cuando no tienes ganas de hacerlo pero si un deber laboral?.

Lo correcto sería no hacerlo en lo absoluto, y postergar el trabajo al día siguiente, o a las horas siguientes, porque se supone que esto de tener un Blog o escribir en él es algo que nos gusta, es un hobby, y la calidad de cada uno de los párrafos es directamente proporcional al buen humor y predisposición que tengamos para la escritura en el momento de hacerlo. Si se acuerdan de cuales artículos han escrito sin ganas, los invito a repasarlos y verificar si, culpa de esa falta de predisposición, les ha faltado elaboración, calidad, no han sabido expresarse, o para nada se asemeja a los artículos escritos cuando han estado dispuestos a hacerlo.

Seguramente esto de no escribir cuando no nos sentimos a gusto, y postergar la obligación, no es un beneficio del que todos podamos hacer uso, porque a decir verdad nadie quiere arriesgarse a que lo sancionen, reten o directamente echen del trabajo, por lo cual todo esté estrechamente ligado a la relación laboral que llevemos con nuestro superior (por así decirlo) y el grado de comprensión que este tenga. Quizás una solución sería adelantarse a este inconveniente, y cuando tengamos ganas de escribir, por más que falta para el día que tengamos asignado, hacerlo y programar la entrada.

Nuevamente los invito a plantear sus situaciones en su trabajo virtual, contar sus experiencias, o responder directamente a la pregunta del título. Saludos.

Categorizado en: ,