Técnicas para evitar el cansancio del Blogger

Considero que tener un Blog es algo hermoso, es un lugar propio en el cual nadie puede censurarnos y podemos exponer nuestras ideas, compartir nuestros conocimientos, puntos de vista, o difundir algo que consideremos útil o entretenido así quien nos lee puede informarse, aprender, exponer su propio pensamiento, y un largo etcétera. Lamentablemente, como toda actividad, hay momentos en que cansa, en que no tenemos ganas de escribir un nuevo artículo, o momentos en los cuales vemos nuestro hobby como una simple rutina que queremos quebrar (y lamentablemente la única opción parece ser no escribiendo).

Hace tiempo, sino me equivoco en Digg, encontré el artículo “Hate Your Job? Here’s How to Reshape It” en donde se planteaban trucos y sugerencias para hacer más agradable nuestro trabajo de oficina, e inspirado por dicho artículo, que de paso les recomiendo, me puse a pensar técnicas para evitar el odio al Blogging, el odio a la rutina de tener que escribir todos los días un artículo, y esto es más o menos lo que se me ocurrió.

Cambiar el paisaje de todos los días

Hoy en día muchos poseen una computadora portátil, ya sea Notebook o Netbook, pero en vez de aprovechar el hecho de poder moverse y seguir conectado, muchos optan por tenerla fija en un escritorio y no utilizarla en otro lugar de la casa como podría ser la pieza, la cocina, o nada mejor que el patio en un hermoso día de sol. Esto es absurdo ya que sentarse todos los días en el mismo lugar, teniendo la misma vista de siempre (por ejemplo, en mi caso, una pared blanca), no inspira a crear nuevos y mejores artículos, y termina por deprimir a la persona que tiene que ver siempre los mismos objetos, quizás privado de una brisa de aire natural.

Cuando uno se “bloquea” y no tiene ganas de escribir, o ha perdido la inspiración, lo mejor es tomar la computadora portátil y trasladarse a un sitio mejor, como puede ser un sillón acompañado de un aire acondicionado en un caluroso día, a un banco en nuestro patio junto a la propia naturaleza, o a lugares corrientes como una cocina donde hay movimiento y uno no se siente sólo.

Romper con la rutina

Muchos pueden creer que romper con la rutina significa no escribir en el Blog en el día que estemos cansados, y puede darse en algunas ocasiones, pero no se supone que tiene que ser siempre que perdamos el entusiasmo.

Cuando digo romper con la rutina prefiero referirme a encarar el Blogging pero de forma contraria a como usualmente hacemos. ¿Escribimos a la mañana?, perfecto, entonces hoy nos levantemos un poco más tarde y escribamos a la siesta después de un abundante almuerzo, o a la noche en la oscuridad antes de irnos a dormir tranquilos, sabiendo que para la mañana siguiente hemos programado un artículo diferente.

No nos pongamos horarios estrictos, seamos más flexibles, nos demos un gusto antes de sentarnos a escribir, nos pidamos un helado de chocolate antes de crear un Post, o merendemos facturas con gaseosa una vez terminado. De esta forma evitaremos lo que antes he planteado en otro artículo: escribir por obligación.

Innovar la forma de escribir

Con el tiempo uno como autor de una bitácora moldea su forma de escribir y no la cambia por el resto de sus vidas, haciendo característico de sí mismo una determinada forma de expresarse, lo que en realidad puede llegar a aburrir de un momento a otro a quien todos los días se sienta a crear nuevos artículos y siente que los hace todos de forma idéntica. Modificar la forma de escribir para un artículo especifico es quizás lo más difícil que se le puede pedir a un Blogger, y ahí está entonces la mejor manera de combatir el cansancio de escribir en una bitácora, tratando de ser creativos y evitando caer en lo clásico de todos los días.

Para esta técnica no puedo dejar de citar el artículo “Ejercicios para escribir creativamente“, publicado por MilaWEB, en donde se citan ejercicios para innovar nuestra forma de expresarnos en nuestro Blog, ya sea rompiendo una regla cotidiana, haciendo usos de recursos multimedia, entre otros. Me encantaron los consejos de dicho artículo, y debo admitir que me da un poco de miedo algunos (sobre todo el escribir el final antes que el resto), pero no dudo en utilizarlo algún día en el que este aburrido o cansado de la rutina.

¿Qué más se te ocurre?

Seguramente ya hayas sufrido los síntomas del cansancio del Blogger, y quizás lo hayas intentado (o logrado) combatir con técnicas o ejercicios propios, por lo cual te invito a compartir tus sugerencias o comentarios que ayuden al resto de la Red a no terminar abandonando su bitácora por unos días, o para siempre. Saludos.