Tips para fotografiar alimentos

Y es que en realidad nadie está exento de tener que fotografiar alimentos en algún momento de su vida. Me sucedió con una amiga que dirige una empresa de eventos que requería imágenes para poder mostrar en su sitio y realmente necesitaba aquellas que se vieran profesionales.

La comida es muy peligrosa para fotografiar, corremos el riesgo de que termine pareciendo cualquier cosa no comestible y bastante asquerosa.

Para que esto no suceda Photojojo ha publicado unos tips excelentes a tener en cuenta cuando deseamos realizar este tipo de fotografías, no es nada que no se pueda razonar al visualizar las fotografías, pero vienen bien para tenerlos en cuenta previamente y no desperdiciar nuestro tiempo, ni el de nuestros clientes.

10 tips para realizar fotografías de alimentos

Tips de fotografía de alimentos

Preparativos

Siempre elije entornos que no quiten la vista del plato que queremos fotografiar. Colores neutros y planos ayudan a fijar el ojo directamente sobre los alimentos.

La vajilla es igualmente importante, siempre debe ser un color que contraste con el contenido, para no hacerlo parte de él y realzarlo.

Ayuda si usamos un angular un poco más grande que vuelva el fondo borroso y resalte el elemento cercano.

Luz

Siempre que puedas utiliza luz natural, lo ideal es disponer el objetivo cercano a una gran ventana con una cortina blanca para difuminar la luz.

Si no tienes acceso a la luz natural, evita utilizar el flash, ya que satura la imagen y no es apto para los detalles sensibles que hacen ver a los alimentos delicados y saludables.

En mi opinión armar un mini estudio con reflector y telas blancas puede ser lo ideal, además de mucho más divertido.

Balance del color

Aprende a balancear el color, una imagen con mucho azul sobre cualquier alimento podrá hacerlo ver en mal estado y para nada apetecible.

Si una vez que hemos tomado la fotografía, nos damos cuenta que ha quedado artificial, podemos perfectamente manipular su balance con nuestro editor de imágenes preferido. Asegurándonos que lo que aparece en la fotografía se vea saludable.

Sin movimiento

Quizás una de las cosas más difíciles para quienes realizan fotografías cámara en mano, es lograr que no se produzca el efecto borroso, en el caso de los alimentos esto puede provocar que perdamos los detalles de platos que resultan importantes para mostrar. Esto por lo general sucede cuando contamos con poca luz (que perfectamente puede suceder en restaurantes o cocinas).

Para evitarlo, si no disponemos de un trípode que mantenga la cámara quieta, deberíamos poder colocarla sobre alguna superficie que nos permita acceder a la toma sin moverse.

Saca muchas fotografías

Experimenta con los ángulos, acércate, aléjate, toma varias fotografías desde un mismo lugar, una vez que recorras todas las dimensiones, podrás seleccionar aquellas que consideres que realmente se ven bien y realzan la naturaleza del plato.

Hoy en día con las cámaras digitales esto es mucho menos costoso, por lo que la experimentación es tu amiga.

Acercarse

Utilizando la configuración “Macro” de tu cámara puedes lograr acercarte realmente al objetivo. Al hacerlo podrás lograr tomas que realcen los detalles de aquellos alimentos que tienen un trabajo minucioso sobre ellos y realzarás su valor, tanto visual como deseable.

Si cuentas con cámaras profesionales o semi profesionales, hay lentes exclusivos para tomar este tipo de fotografías que permiten gran definición al acercarse a los elementos. Pero si no contamos con este tipo de cámaras, quizás no lograremos un acercamiento demasiado perfecto, pero con el macro debería funcionar, la luz es siempre muy importante.

Preparación

Muchas veces el proceso de preparación de los alimentos es tan interesante como el resultado final. Si tienes la posibilidad, intenta tomar fotografías de este estadio de producción, ya que abrirá un nuevo abanico de resultados visuales.

Apresúrate

La comida tiende a perder su forma inicial en muy poco tiempo, por lo que es necesario tomar las fotografías lo más rápido posible para evitar que comience su proceso de pérdida de color y forma, que hace a los alimentos verse saludables y frescos.

Detalles

Los detalles lo son todo en cuestión de fotografía, por ello deberemos tener especial cuidado con manchas y bordes desiguales que se puedan llegar a ver.

También es una buena práctica decorar los platos para resaltar los colores naturales de los alimentos, agregar salsas de colores o frutos, puede ayudar a lograr un resultado realmente interesante.

Cuándo no fotografiar

Hay alimentos que a pesar de ser deliciosos, nunca lograrán verse bien en fotografías. Por lo tanto cuando nos encontramos con algo así, debemos seguir buscando o simplemente fotografiar los ingredientes frescos.

Las salsas marrones, todas aquellas mezclas que dan como resultado colores oscuros, debemos dejarlas de lado.

Fotografía cortesía de Javirecetas.com

Categorizado en: