Máquina del tiempo mundialista: Hack trick hero

Cada vez que miro un partido de fútbol que encuentro en la TV (es decir, bastante seguido) y sucede que un delantero hace 3 goles en un mismo partido (cosa no muy frecuente) pasan dos cosas: El jugador es felicitado y premiado con el balón del encuentro por realizar el hack trick o triplete y a mí me viene el recuerdo del hack trick hero, quizás uno de los mejores arcades de fútbol que he tenido el gusto de jugar.

Hack trick hero


Hack trick hero
(también conocido como Football Champ en varios lugares del mundo) fue lanzado por la empresa japonesa TAITO en 1990, empresa que era gran jugadora en el terreno de “las recreativas” por ese entonces gracias a clásicos como Operation Wolf o Bubble Bobble.

No fue hasta el año siguiente que conocí este juego en un viaje a Buenos Aires. Lo primero que llamaba la atención era el mueble y el hecho de permitir 4 jugadores simultáneos, luego, una vez frente al gran monitor uno no podría no probarlo, y vaya si era adictivo.

Estamos hablando de hace 20 años y un juego que incorporaba cosas como Zoom, la posibilidad de elegir a un jugador especial que sería el capitan de nuestro equipo, un “mapa” que mostraba la posición de los players en el campo y los festejos de los jugadores, que se iban corriendo a la pista atlética como desaforados cada vez que hacían un gol. Incluso cada vez que había un gol se veían las animaciones de los técnicos (algo inédito por entonces y no sé si hasta ahora) sufriendo o sonriendo dependiendo del lado. TAITO había hecho un hack trick a nivel técnico.

Pero de nada le sirve a un juego tener excelentes gráficos o sonidos si no atrapa al jugador y por suerte a nivel jugabilidad Hack trick hero se llevaba las palmas. Aclaro que no estabamos ante un simulador deportivo sinó ante un “juego” de fútbol, donde la espectacularidad y resultados abultados prevalecían sobre las tácticas, y juego metódico. En este juego solamente disponíamos de la clásica palanca y de dos botones: Pasar y patear en ataque y lanzarse bajo y golpear (si, golpear con el puño a nuestros rivales y/o árbitro) lo cual lo convertía en un juego divertidísimo tanto para el experto como para el que ponía su primera “ficha”.

Como dato anecdótico recuerdo que el juego tenía varias “jugadas” para hacer goles, la mas conocida era ir casi al final de la cancha y “echar un centro” que pasaba al arquero y alguno de nuestros delanteros convertía en gol, otra para los más expertos era un gol desde casi media cancha, pero claro, llevaba mucho tiempo conocer el lugar exacto desde donde convertir.

Si sos muy joven o nunca tuviste la oportunidad de jugar HTC te recomiendo que le des una oportunidad. Pero antes de cargar el ROM desde el MAME y empezar a jugar cierra los ojos por un momento y trata de volver el tiempo atrás, intenta imaginar ese olor particular que había en los salones de juegos, mezcla de desinfectante de pisos con humo de cigarrillo y el ruido reinante de 8 bits en los parlantes. Listo, ya te has sacado los juegos nuevos con gráficos superrealistas del presente. Puedes jugar de una vez 🙂