Esculturas cinéticas de Willem van Weeghel

Una obra que además de hipnotizarme me hizo querer saber más sobre este tipo de energía que existe hasta en las cosas más simples. Es un poco difícil de definir pero considero que el trabajo de Willem van Weeghel es no solo un perfecto ejemplo de ello sino una metáfora perfecta y poética.

La escultura de 4.20 x 2.80 muestra básicamente el fenómeno del movimiento de una forma armónica y muy bien realizado. Un trabajo de 3 años que como explica van Wegghel los objetos cinéticos generan formas de menor importancia al movimiento que realizan. Elementos idénticos con movimientos idénticos generan estructuras que cambian constantemente.

“Como bailarines ejecutando una coreografía compleja”

Los objetos son controlados a través de un sistema de computadoras integradas, invisibles al espectador. Utiliza la tecnología como un instrumento y no como obra en sí. Herramienta que le permite generar movimiento constante en el que las estructuras aparecen y desaparecen en el tiempo.

En toda la obra de Willem el movimiento es el personaje principal. Figuras que van desde el orden al desorden a través del movimiento atravesando situaciones de uniformidad visual, variaciones, formas abiertas o plenas, generando nuevos planos y sobre todo, invocando la atención del espectador de forma admirable.

Una excelente obra que encontré gracias a Gearfuse.